Apocalipsis zombi



Apocalipsis zombi


Limpiar la habitación propia entraña peligros tan grandes, que sólo los más valientes guerreros dan un paso al frente y se atreven a adentrarse en la zona armados de aspirador, fregona y plumero. Cuando los ácaros anidan en los recuerdos, les confieren un peligroso aspecto inofensivo. Esto yo no lo sabía. Lo he comprendido ahora, cuando he desempolvado una vieja novela negra de juventud, y he caído en la emboscada de abrirla.

A unos tres párrafos del comienzo me he detenido a echar cuentas: habrán pasado veinte años desde la última vez que toqué el libro. Qué poco imaginaba yo entonces, cuando lo guardara aquí, que antes de que volviera a hojearlo tendrían que pasar veinte años y un fin del mundo que todavía no logro asumir.

Ahora que todo ha cambiado; ahora que los monstruos del desván existen; ahora que sobran razones para saber que la mutación de un virus zombi acabará arrasándome la vida; ahora que “casa” es lo mismo que “al raso”;  ahora que no estoy a salvo, releo estos crímenes por capítulos de un asesino en serie literario, y sólo siento el bienestar de aquellos tiempos en los que la muerte aún no me había rozado. Aquellos tiempos en los que cada mañana despertaba a un día monótono que volvía seguro a discurrir por su sitio. Tras el desayuno venía siempre la comida y a continuación siempre la cena.

Ahora que un alarido puede atacar por sorpresa a cada instante; ahora que la puerta blindada no disuade a mis monstruos; ahora que el virus zombi hace desaparecer lentamente a Nana, también a Nana; ahora que no hay horarios y me salto comidas porque no tengo cuerpo para comer; ahora solo deseo que toda aquella monotonía vuelva…

Respiro con profundidad y trato de ser indulgente conmigo. Un poco de nostalgia es inevitable en medio del apocalipsis.


 ©Laura Rivas Arranz
Ilustración de portada: yatheesh_ (pixabay.com)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manual para una despedida

Noche de fantasmas

Alien in love